9 de febrero de 2015

1440

Nos dejamos acariciar por el sol y la luna, nos embriagamos de olas y estrellas, dibujamos figuras mitológicas en la arena, nos aprendimos de memoria... incluso comenzamos a desaprendernos.

Todo ello con la pausa y la dedicación que permiten apenas mil quinientos minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario